Museo Etnográfico de Grandas de Salime

Iglesias, capillas y ermitas eran un punto de referencia permanente en la vida de los campesinos.  Allí acudían semanalmente para cumplir con los cultos religiosos y siempre que había una festividad que celebrar. Eran también el escenario en que tenían lugar los acontecimientos que rubricaban los tiempos de su ciclo vital: bautismo, comunión, casamiento y, finalmente, los rituales de la muerte; ritos de paso que se celebraban en presencia de todos los vecinos y que certificaban su pertenencia a una comunidad que les reconocían y en la que se reconocían.

iglesia

La capilla del Museo, que tiene la advocación de San Juan Bautista, es un edificio de nueva construcción que se ciñe a las características edilicias de la arquitectura religiosa popular de la comarca: planta rectangular y cubierta de pizarra a tres aguas con línea cumbrera de lajas entrelazadas. El espacio se articula en tres ámbitos: portal abierto a los pies que antecede a un pórtico cerrado desde el que se accede a la nave única. El ingreso entre espacios se realiza a través de puertas adinteladas flanqueadas por vanos con barroteras de madera que permiten el paso de la luz natural, esquema característico de las capillas y ermitas rurales de la zona.

iglesia2

Las vigas pertenecieron al puente de Salime, localidad anegada por las aguas del embalse del mismo nombre. El retablo procede la antigua capilla de Salime y la puerta policromada de ingreso a la nave de San Martín de Oscos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies