Museo Etnográfico de Grandas de Salime

Bajo el hueco de la escalera, en la planta baja, se encuentra recreado el taller de un zapateiro (zapatero) con su silla y mesa de trabajo, ambas de poca altura para facilitar la precisión de su tarea, sus útiles de trabajo, máquina de coser, hormas de diversos tamaños, zapatos en proceso de elaboración y una muestra de los productos acabados que se ofrecían al público, entre ellos varias abarcas de goma que ejemplifican la adaptación de las formas antiguas a los nuevos materiales.

zapatero

La zapatería no es un oficio muy antiguo en estas comarcas en las que el calzado tradicional eran las madreñas, galochas o zocas de madera y las abarcas de cuero. A mediados del siglo XVIII no había ningún zapatero declarado en los municipios inmediatos al Museo. La referencia más próxima se sitúa en el concejo de Taramundi, en el que se registran nueve zapateros trabajando en relación con una fábrica de curtidos que existía allí. Los primeros profesionales debieron instalarse en las capitales de los concejos durante el siglo XIX, cuando el aumento de la capacidad económica de los campesinos les permite comprar unos zapatos para calzar en días señalados.

zapatero2

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies